top of page

La investigación sobre los colectivos artísticos -Oaxaca, México-

Actualizado: 24 ene

Regresó a su país en septiembre de 2021 tras un año y medio en Oaxaca, situado en el sur de México. Cuando entré en México el 12 de marzo del año pasado, la pandemia aún no había llegado al país, pero menos de una semana después, la gente desapareció de las calles y las mascarillas, el lavado de manos y la desinfección con alcohol se convirtieron en rutina en esta ciudad. La esperanzadora expectativa de que la situación se calmaría en unos seis meses ...... estuvo lejos de cumplirse, y durante la estancia del autor, las puertas de los museos, universidades y otras instalaciones públicas de Oaxaca permanecieron cerradas. Sin embargo, incluso durante esta catástrofe pandémica, los artistas siguieron trabajando en colectivos, y tuve la oportunidad de verlos en sus talleres y en la ciudad. Me gustaría reflexionar sobre la situación en Oaxaca durante la catástrofe de la pandemia y describir lo que vi de esta experiencia.


El centro de la cultura zapoteca, que floreció desde el 500 a.C. hasta el 800 d.C. aproximadamente. La ciudad de Oaxaca se extiende al pie de las ruinas de Monte Albán, un centro ritual. No hay edificios de gran altura.

Los cementerios de Oaxaca, que suelen estar abarrotados de familias, han tenido que restringir la entrada debido al desastre de la pandemia.



De dispositivo de memoria histórica nacional a incubadora de conciencia histórica polivocal


El autor visitó por primera vez Oaxaca a principios del verano de 2018. Pasó un tiempo en Ciudad de México observando los murales de la época de la Revolución que representan a Rivera, Orozco y Siqueiros como dispositivos de memoria histórica nacional, y luego se dirigió a Oaxaca. En aquel momento, lo único que sabía de Oaxaca era que "cerca del 40% de los habitantes son indígenas★1 y la ciudad cuenta con muchas culturas y ceremonias tradicionales conservadas por ellos". No había exposiciones ni festivales de arte, y si tenía que dar una razón, era porque normalmente vivo en la prefectura de Miyagi y quería visitar una ciudad regional fuera del centro de la ciudad.


Lo primero que me sorprendió al pasear por el centro histórico de Oaxaca, el Centro, que tiene aproximadamente el mismo tamaño que el centro de Sendai (unos 2 km cuadrados), fueron los enormes grupos de grabados que aparecían por toda la ciudad. Aunque no entendía el español en ese momento, pude ver en las imágenes que los artistas apelaban a "la dignidad de los pueblos indígenas", a la "resistencia al capitalismo" y a "los derechos de las mujeres y los niños". Lo que allí se representaba era una pequeña pluralidad de voces que no habían sido contadas en la historia con mayúsculas, fragmentos de una historia salvaje con perspectiva popular. Y a veces pensaba que la sensación de ser transmitida a través de imágenes iconográficas sin texto era similar a la de los "cuentos populares". Los cuentos populares que encontré en la región de Tohoku se han transmitido de boca a oído sin texto. Ambas eran historias populares polifónicas que ciertamente fluían bajo las corrientes de la historia nacional.


Pared exterior del '2020 Arte Contemporáneo', calle Porfirio Díaz, fotografiada en una visita de vuelta en 2020.

Siguiendo los grabados que aparecían uno tras otro en la calle, me encontré con un tagere, un taller de grabado llamado BURRO PRESS, que tiene un espacio de galería y una zona de producción con una gran prensa donde los artistas hacen grabados. La primera vez que vi a una mujer en la habitación fue en medio de la noche. Me asomé y vi que utilizaban cuchillas de grabado japonesas. No esperaba ver japoneses en una ciudad donde incluso el inglés es casi inaudito, así que les hablé y me dijeron: "Aprendimos grabado con el artista japonés Jinzaburo Takeda". Tras un juego de mensajes, me puse en contacto con la asistente del Sr. Takeda, la Sra. Tsutsui Misayo, y ese día visitamos su casa y su estudio. Cabe señalar aquí que esta investigación ha sido posible gracias a los grandes esfuerzos de la Sra. Misayo. También me gustaría empezar presentando al artista japonés Shinzaburo Takeda, de quien se puede decir que encendió el movimiento del grabado en Oaxaca.



Shinzaburo Takeda - "Impresiones" que trascienden las diferencias lingüísticas y unen a diversos grupos étnicos.


El Sr. Shinzaburo Takeda nació en la ciudad de Seto, prefectura de Aichi en 1935 y se graduó en el Departamento de Pintura al Óleo de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de las Artes de Tokio en 1957. En el mismo año, exhibió "Trabajadores" con el tema de la mina de carbón Chikuho en la 1ra Exposición Bienal Internacional de Grabado de Tokio y fue seleccionado. Después de recibir el aroma de Tamiji Kitagawa ★2, se mudó a México en 1963. Estudió pintura mural en la Escuela Nacional de Bellas Artes San Carlos de la Ciudad de México y participó en TGP (Taller de Gráfica Popular) ★3. A partir de 1978 se mudó a Oaxaca y se convirtió en profesor de arte en el Colegio Autonómico Benito Juárez.


「SHINZABURO TAKEDA × Grabadolandia 2020 (Instituto Gráfico de Chicago)」 
Rodaje y edición:Yoshitomo Nagasaki

Como se ha mencionado anteriormente, Oaxaca alberga una gran población indígena, y la mayoría de los alumnos de Takeda son estudiantes indígenas de las regiones costeras y montañosas. Les enseñó los "grabados en madera" porque los materiales eran baratos y se podían reproducir,★4 y les dijo que "volvieran a sus propias aldeas, observaran lo que ocurre allí y lo pintaran" y "vendieran lo que hicieran cada día, igual que los campesinos venden lo que hacen ellos mismos", y al "localismo" y Enseñaban "arte campesino". Esto les animó y ayudó a recuperar su dignidad, ya que históricamente habían sufrido altos índices de pobreza y complejos de inferioridad debido a los repetidos abusos históricos. También han trascendido sus respectivas diferencias lingüísticas y han profundizado en su comprensión mutua a través de su trabajo, utilizando el "arte de la impresión" como su lenguaje común de expresión. Desde entonces, unos 400 alumnos han estudiado grabado con el Sr. Takeda, y después de graduarse siguen viviendo en su tajer en la ciudad, continuando con la producción y venta de sus obras.


2006 -Huelgas masivas/experiencias de lucha y autonomía.

Además, el trabajo de tallar la superficie de un plato con un cincel es también tallar y cortar con una espada. "Los grabados en madera pueden haber sido una oportunidad para que los estudiantes indígenas, que por lo general no hablan mucho en silencio, experimenten la 'lucha'", dice Takeda. El 2006 es un año inolvidable para los oaxaqueños. El 14 de junio de ese año, un sindicato nacional de educación y trabajo de maestros se reunió para pedir aumentos salariales y una mejora en el ambiente educativo, y lanzó una huelga general en la plaza central del Centro. Hubo incidentes en los que el gobierno de Oaxaca usó armas pequeñas como gases lacrimógenos y armas de fuego para eliminar por la fuerza a los maestros, y un periodista estadounidense que informaba sobre la situación fue asesinado. Indignado por la violencia del gobierno estatal, el pueblo convocó a la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), que está integrada por 356 grupos entre gobiernos locales, sindicatos, grupos campesinos, grupos indígenas y ONGs, se formó y pidió la renuncia inmediata. del Gobernador. Construyeron barricadas en la carretera que conduce a la ciudad, ocuparon edificios del gobierno estatal, estaciones de radio y televisión y evacuaron a funcionarios gubernamentales. El colectivo ASARO(Asamblea de Artistas Revolucionarios de Oaxaca), que consta de los estudiantes del Sr. Takeda, se formó después de participar en el movimiento de protesta a gran escala. ASARO creó en conjunto muchas estampas, que son soportes reproducibles, y las colocó en espacios públicos★5 con el objetivo de “dialogar con la gente a través del arte y transformar la sociedad”. A pedido de las personas que participaron en la manifestación, también produjo banderas y carteles para apoyar el movimiento.


Las actividades de ASASARO también se presentaron en diversos medios de comunicación nacionales e internacionales. Algunos de los materiales están disponibles en el Espacio Zapata
Impresiones realizadas por los alumnos de Takeda, entre los que se encuentran miembros de ASARO, en 2006 e impresas en tela. En la casa del Sr. Takeda.


Desde entonces, han creado el Espacio Zapata, un taller en el barrio del Centro, donde realizan habitualmente talleres, grabados, exposiciones y ventas de sus obras a niños y mujeres de las comunidades suburbanas más desfavorecidas de Oaxaca, al tiempo que participan en movimientos sociales. Ha sido un participante activo. A partir de este Espacio Zapata, se han creado unos 30 tajeros sólo en la región del Centro.


Mapeo de los principales talleres de Oaxaca Centro.


Mario Guzmán, una figura clave en los inicios de ASARO, ha creado desde entonces varios colectivos y actualmente trabaja con personas de todas las edades y procedencias, desde los primeros años de la adolescencia hasta mediados de los 50, para crear Subterráneos. A pesar de la catástrofe coronaria, tomaron medidas de control de la infección y ofrecieron diversas clases, como dibujo, pintura mural y grabado, de forma gratuita, como si se tratara de una escuela de arte alternativa al aire libre que sustituyera a una escuela cerrada durante un largo periodo de tiempo. La forma en que se comprometieron activamente y continuaron expresando su solidaridad con los problemas no sólo locales, sino también con los problemas políticos y sociales mundiales en ese momento, dejó una impresión muy profunda.


Grabado en la Colectividad. Se imprimen en un papel llamado papel cina y se pegan por toda la ciudad.
Mario Guzmán está a la derecha de la foto.
Una sola huella puede ser tallada por varios miembros del equipo, algunos de los cuales tienen 20 años y sólo tenían seis en el momento de la huelga masiva de 2006.
Recuerda los grabados que se pegaban por toda la ciudad y dice que luego se involucró en el colectivo.
Las mujeres dicen que han pintado por primera vez en Taller.
Pintaron en enormes lienzos como lección de pintura mural.
Más tarde se celebró una exposición en el patio.

「EL CAMINO MUESTRA」 
Rodaje y edición:Yoshitomo Nagasaki


César Chávez, uno de los primeros miembros de ASARO que aún dirige el Espacio Zapata, tiene un taller llamado Taller Gráfica Siqueiros, que recibe su nombre del pintor Siqueiros, que siguió haciendo obras de arte a pesar de su encarcelamiento, en la cárcel. La empresa ha establecido un taller de grabado en la prisión, donde los cuchillos estaban estrictamente prohibidos, mediante negociaciones. Muchos reclusos siguen produciendo activamente grabados, ya que dicen que es el único lugar donde pueden enfrentarse a sí mismos y expresar su interior en una prisión donde las tareas sencillas son habituales. Los miembros de ASARO y el Sr. Takeda también han sido invitados a este tajer como instructores.


Taller Gráfica Siqueiros, un taller de grabado instalado en la prisión.
[Foto cortesía del Taller Gráfica Siqueiros].

En el centro, César Chávez. Visita las prisiones de todo Oaxaca tres veces por semana para impartir talleres.
[Foto cortesía del Taller Gráfica Siqueiros]

De esta serie de actividades se desprende que no conceden mucha importancia a las presentaciones en los museos, sino a "incrustar la expresión en la ciudad y permitir que todo el mundo la aprecie", "permitir que todo el mundo conozca la expresión en Taller" y "permitir que funcione en la sociedad". Por eso siempre los ves cuando sales a la calle, y siempre hay nuevos proyectos. Hay un ambiente fácil en el que se puede empezar de inmediato el día de mañana, y los artistas son más bien mediadores entre la gente y la sociedad que protagonistas.



Francisco Toledo - Las semillas sembradas en la ciudad por los activistas culturales.

En 2020, la población de México será de aproximadamente 126,01 millones de habitantes, mientras que la de Japón será de 127,13 millones★6, por lo que se puede decir que es una aproximación, pero la pandemia ha dejado a México con 3.749.860 personas infectadas y 284.008 muertos (al 17 de octubre de 2021), y la dura situación continúa. Sin embargo, incluso en medio de esta calamidad, extrañamente no había una atmósfera de asfixia, y en la ciudad se respiraba un ambiente de gente que trabajaba solidariamente para superar esta dificultad.


Izquierda: Estación temporal de lavado de manos frente al mercado.
Creado por artistas e instalado en todos los mercados del distrito Centro.
Derecha: una cinta atada a un árbol de la plaza en memoria de los muertos de Covid-19.
Izquierda: La gente desapareció de las calles durante el encierro, pero los vecinos siguieron proporcionando agua y comida a los perros callejeros.
Derecha: Cartel que celebra a los trabajadores sanitarios esenciales "No son reyes, sino héroes".
Por el antiguo miembro de ASARO LINE MARKER

Por supuesto, este ambiente de ciudad no puede fomentarse de la noche a la mañana. La salud espiritual de Oaxaca en medio de la calamidad se debe en gran medida a la contribución de Francisco Toledo (1940-2019), un artista de Huchitán en el sureste de Oaxaca. Activista cultural, invirtió sus fondos privados en la creación de museos, tajeros y bibliotecas en el estado de Oaxaca★7, para que los artistas pudieran estar expuestos a diferentes formas de expresión y tuvieran oportunidades de crear y presentar su propia obra. También creó un mercado en el centro de la ciudad para apoyar el sustento de los agricultores y otros trabajadores de la industria primaria, y realizó una activa campaña contra la modificación genética del maíz, el alimento básico de México, y a favor de la protección de las especies autóctonas. Cuando McDonald's intentó expandirse en el Zócalo (plaza central), lanzó su propia campaña contra él distribuyendo tamales (un plato tradicional mexicano elaborado amasando harina de maíz con manteca de cerdo, envolviéndolo en una piel y cocinándolo al vapor) por toda la ciudad. También se dedicó a fomentar a los expresionistas de origen indígena, creando premios literarios en zapoteco, místico y otras lenguas, y produciendo libros ilustrados en estas lenguas indígenas.


Cuando falleció repentinamente en 2019, la ciudad de Oaxaca se vistió de luto, y se escuchó a toda la ciudad estar de luto. Antes de su muerte, dejó una petición: "Por favor, no pongas tu nombre en la calle", por lo que, aunque nunca fue nombrado, muchos artistas que le querían han pintado su imagen en las calles. A diferencia de los monumentos nacionales, existe junto a la vida y con las historias de las personas. No sólo el Sr. Toledo, sino innumerables personas muertas pueden sentirse cerca en esta ciudad. Lo que hicieron durante su vida lo cuentan personas de toda la ciudad, como si los muertos hubieran vuelto a este mundo una y otra vez.



Plantilla en memoria del Sr. Toledo: "Dios nunca muere". El Sr. Toledo iba vestido con un mohicano, como para expresar su espíritu rebelde.

México - El único lugar donde no se regala la utopía del desastre.

En su libro "Disaster Utopia: Why Special Communities Rise Up Then", la autora Rebecca Solnit cita la posterior transición de México tras un gran terremoto en 1985 como ejemplo de cómo la utopía del desastre ha persistido. A continuación se presenta un resumen del estudio.


En el terremoto de la Ciudad de México de 1985, los ciudadanos se descubrieron, y no dejaron de hacerlo, entre ellos, su fuerza, y el hecho de no estar preocupados por la ausencia de un gobierno que había parecido omnipotente y omnipresente en todas partes. Ha rehecho el país. La utopía de la participación social y las comunidades unidas duró mucho tiempo después del desastre, y fue más sólida que en cualquier otro lugar de América. Las propias utopías de la catástrofe rara vez son más que modelos idealistas o endebles que nos hacen buscar posibilidades. Sin embargo, una vez que los mexicanos probaron la utopía, tomaron medidas activas para convertirla en una parte importante de su vida cotidiana" (ibíd., p. 182).


El hecho de que no hayan dejado de lado la utopía que establecieron, con la anterior calamidad como punto de inflexión importante, se hace más patente en este desastre pandémico. Sin embargo, la perpetuación de la utopía requiere un duro trabajo. Han continuado la lucha en sus vidas, conectando la utopía de la catástrofe con su vida cotidiana posterior. Durante la estancia del autor, no sólo hubo pandemias, sino también catástrofes por lluvias torrenciales y terremotos, varias huelgas de trabajadores eran habituales y las principales carreteras estaban bloqueadas. Los accidentes de tráfico y los cortes de agua y electricidad eran frecuentes. Sin embargo, nadie se irritó por ellos y los colmó unilateralmente de quejas. Todo el mundo tenía la capacidad de arreglar y poner en marcha problemas menores por sí mismo, e incluso había un ambiente de "la próxima vez nos toca a nosotros". Incluso en medio de una inestabilidad constante, estaban mentalmente sanos y acogidos. Nunca se olvidaron de poner en palabras lo que era bello en este mundo ni de trabajar el uno por el otro. Saben que el cambio social lleva tiempo, y han desarrollado en la práctica una forma de trabajar que es duradera y a veces agradable.


Caravela de un restaurante que pide comida para llevar

Vive la solidaridad laboral en el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca. Celebrada frente al museo.

Manifestación de solidaridad por Palestina y Colombia en el paseo frente a la Iglesia de Santo Domingo.

El mural fue colocado por T.A.C. antes de la manifestación.


Pensar en el vórtice - Tener un "margen", lanzarse.

Un día, se oyó a un artista zapoteco con el que estaba cerca practicar su japonés.


"¿Qué estás haciendo ahora? 'No voy a hacer nada'.


Cuando dicen "no he hecho nada", el matiz es ligeramente diferente al del ocio o la pereza. Al convivir con ellos en su vida cotidiana, he llegado a comprender que "no estoy haciendo nada" significa "estoy listo para responder en cualquier momento". Aquí hay muy pocas personas que se ocupen sólo de sí mismas. Cada uno de ellos tiene un estado de "margen" en el que puede responder a algo. Este "margen" es el "tiempo" para trabajar de forma altruista, el "espacio" que se abre a los demás y las "habilidades" que se pueden ofrecer al lugar.


Hasta unos seis meses después de llegar a México, me sentía angustiada por la pandemia, que no daba señales de terminar, y me sentía frustrada cuando me encontraba frente a las puertas de museos y bibliotecas que no se abrían. Sin embargo, una vez que recorrí la ciudad, comprobé que las gigantografías que aparecían en todas las calles se actualizaban constantemente, y las puertas del Taller estaban abiertas y listas para recibirme. Los artistas eran tan activos y ocurrían tantas cosas a diario que me pareció una pena que esta serie de actividades no se hubiera archivado y documentado con fotos y vídeos. Sin embargo, al correr junto a ellos en sus actividades, me di cuenta de que "lanzarse" a las actividades era una forma más concreta de transmitir los conocimientos que "mantener un archivo". Herencia a través de la práctica, en lugar de dejar archivos. La práctica implica comprometerse con la tarea, por lo que en lugar de transmitir el original en su forma original, se desdibuja y actualiza en función de las personas y los lugares que se reúnen en él. Y como el movimiento se experimenta, se inscribe en "personas" más que en "objetos". El paisaje más allá de esto es un estado autónomo, tolerante y cultural y artísticamente activo como es Oaxaca.


"Bienvenido a Oaxaca". Calle Ignacio Allende.

"Libertad a nuestros derechos. Alto al capitalismo y patriarcal" del colectivo de mujeres grabadoras ARMARTE.
ARMARTE fue formado por mujeres que asistieron a las clases de Mario.

Si este es el caso, seguramente sería mejor llevarse estas experiencias y ponerlas en práctica en su vida diaria, en lugar de contentarse con documentar lo que se le permitió experimentar en México después de regresar a casa.


Diez años después del Gran Terremoto del Este de Japón, se ha construido un dique marítimo de 400 km de longitud y numerosas instalaciones conmemorativas a lo largo de la costa de Tohoku. Aunque éstas se hayan desarrollado plenamente gracias a los trabajos de reconstrucción y rehabilitación, la situación en cuanto a la sociedad, la política, la cultura y las artes no ha mejorado. De hecho, en Japón hay más personas que se han quitado la vida por miedo al futuro que las que han muerto por contraer la COVID-18.★8 ¿Realmente queremos que la vida vuelva a la normalidad una vez que la pandemia haya terminado? En este tiempo estirado y suspendido, me gustaría plantear la pregunta una vez más. Porque ya hemos entrado en la era del Antropoceno, que ha tenido un enorme impacto en el medio ambiente mundial y el desastre se ha convertido en la norma. Sin embargo, no quiero destacar sólo la dureza de la situación. La alegría y el sentido de la vida que experimenta la gente que se ha lanzado a cambiar su sociedad para mejor es evidente en sus rostros llenos y en el ambiente resistente y tolerante de la ciudad de Oaxaca.




★1──Se calcula que en México hay unos 70 pueblos indígenas. En Oaxaca, 19 grupos étnicos viven en sus propias comunidades, entre ellos los zapotecos, mistecos, masatecos, mihe y costachicas. ★2──Pintor (1894-1989) de Shizuoka (Japón), se trasladó a Estados Unidos en 1913 e ingresó en la Art Students League de Nueva York en 1914, donde estudió con John Sloan. Después de Cuba, se trasladó a México en 1923, donde se graduó en la Escuela de Bellas Artes de San Carlos y se asoció con Orozco, Rivera, Siqueiros y otros pintores que impulsaron el movimiento muralista mexicano. Trabajó en la escuela de arte al aire libre de Tlalpan y en la educación pictórica de los niños en Tasco, y tras regresar a Japón en 1936, desarrolló el Movimiento de Educación Artística Creativa en Japón. ★3──Instituciones gubernamentales que producían materiales impresos para las masas, grabados y proporcionaban educación y formación (véase Kaoru Kato, The Mexican Mural Movement: Rivera, Orozco and Siqueiros [Modern Books, 2003]). ★4──Si miramos la historia de México, el grabado ha aparecido en el escenario de la historia muchas veces como medio de crítica social y sátira política, pero a finales de la década de 1970, cuando Takeda daba clases en Oaxaca, no se impartían clases de grabado de forma activa. ★5──Eiji Yamakoshi, La revolución mexicana en el siglo XXI: los artistas callejeros oaxaqueños Canción narrativa Tsumu (Shunposha, 2020). Con un material limitado sobre la escena artística de Oaxaca, la investigación previa de Yamakoshi fue de gran ayuda. ★6──Ministerio de Asuntos Internos y Comunicaciones, 'Población, cambio demográfico y número de hogares basado en los Registros Básicos de Residentes'. https://www.soumu.go.jp/main_sosiki/jichi_gyousei/daityo/jinkou_jinkoudoutai-setaisuu.html, Instituto Nacional de Estadística e Información Geográfica de México INEGI https://www.inegi.org.mx/temas/estructura/ ★7──En la institución cultural fundada por Francisco Toledo, Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca, Casa(Centro de las Artes de San Agustin) , Biblioteca y tajer también adjuntosIAGO(Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca)アルバレス・ブラボ写真センターCentro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo ★8──'Los suicidios del año pasado aumentaron por primera vez en 11 años, posiblemente debido a Corona, grave para las mujeres - cifras preliminares de MHLW' (Jiji Press, 22 de enero de 2021).https://www.jiji.com/jc/article?k=2021012200413&g=soc, El suicidio de mujeres y jóvenes se dispara como consecuencia del nuevo desastre coronario. Shimizu, de Lifelink, explica que "el suicidio es un problema de la sociedad, no de los individuos", Nippon Foundation Journal, 19 de marzo de 2021.https://www.nippon-foundation.or.jp/journal/2021/55066

Subvención : La Fundación Cultural Sendai